domingo, 4 de febrero de 2018

ANÁLISIS DE TEXTOS NARRATIVOS

Para realizar un análisis literario, debemos en primer lugar saber a qué género corresponde la obra por analizar. No se analiza un texto narrativo de la misma manera que uno lírico o dramático. En este artículo, estableceremos pautas para el análisis de textos narrativos (mitos, leyendas, fábulas, apólogos, cuentos, novelas, parábolas, epopeyas, cantos épicos, poemas épicos, cantares de gesta, relatos, anécdotas).

La finalidad del texto narrativo consiste en contar hechos, reales o ficticios, que suceden a unos personajes en un espacio y en un tiempo determinados.
Generalmente los hechos narrados se estructuran en tres partes (planteamiento, nudo y desenlace) y  normalmente siguen un orden cronológico lineal; es decir, se presentan los hechos a medida que van sucediendo en el tiempo.


EXPRESIÓN ORAL: LA NARRACIÓN
TEORÍA
EL NARRADOR
NARRACIÓN EN 3ª PERSONA
· NARRADOR OMNISCIENTTE (que todo lo sabe). El narrador omnisciente es aquel cuyo conocimiento de los hechos es total y absoluto. Sabe lo que piensan y sienten los personajes: sus sentimientos, sensaciones, intenciones, planes…
· NARRADOR OBSERVADOR. Sólo cuenta lo que puede observar. El narrador muestra lo que ve, de modo parecido a como lo hace una cámara de cine.
NARRACIÓN EN 1 ª PERSONA
· NARRADOR PROTAGONISTA. El narrador es también el protagonista de la historia (autobiografía real o ficticia).
· NARRADOR PERSONAJE SECUNDARIO. El narrador es un testigo que ha asistido al desarrollo de los hechos.
NARRACIÓN EN 2 ª PERSONA
El narrador HABLA EN 2ª PERSONA. Crea el efecto de estar contándose la historia a sí mismo o a un yo desdoblado.

Este cuento en segunda persona (algo muy anormal entre los escritores).
Mientras admirabas las finas gotas de agua que dejaba caer el cielo, la tormenta incesante aumentaba en intensidad. Tu mirada reflejaba una expresión serena, como si aquella tormenta de verano no te hubiera sorprendido.
En aquel instante de tranquilidad te volviste y te dirigiste hacia la puerta. Cuando tus manos hicieron girar lentamente el dorado pomo, algo pasó que te hizo retroceder. La luz titiló, la ventana se abrió de par en par y el cerrojo no te dejó salir al pasillo.


LOS PERSONAJES
Los personajes son el elemento fundamental de la narración, el hilo conductor de los hechos.
Los personajes pueden ser humanos (David, el Mochuelo, en El camino de Miguel Delibes), animales (la milana bonita en Los santos inocentes de Delibes), seres inanimados (un cepillo en el cuento del mismo nombre de Pere Calders), colectividades (la ciudad de Vetusta, en La Regenta) o ideas abstractas (la libertad, la muerte...). Los personajes se organizan, según su grado de participación en la historia, en personajes principales, secundarios y comparsas.
· El protagonista es el centro de la narración. Puede ser un individuo, varios o una colectividad. Es un personaje redondo, es decir, evoluciona a lo largo de la novela. A veces, se le opone un antagonista.
· El secundario es un personaje plano que no evoluciona. La mayoría de las veces responde a un arquetipo.
· Los comparsas (o extras) son meros elementos presenciales.
Existen dos maneras de caracterizar a los personajes:
· La caracterización directa permite conocer a los personajes a partir de los datos que proporciona el narrador u otro personaje del relato.
· La caracterización indirecta permite deducir cómo son a través de sus pensamientos, comentarios, acciones, reacciones, gestos, etc.
EL TIEMPO
Cuando se analiza el tiempo de la narración conviene tener en cuenta esta distinción:
· EL TIEMPO EXTERNO O HISTÓRICO: Es la época o momento en que se sitúa la narración. Puede ser explícito o deducirse del ambiente, personajes, costumbres, etc.
· EL TIEMPO INTERNO: Es el tiempo que duran los acontecimientos narrados en
la historia. Puede ser toda una vida o varios días. El autor selecciona los momentos que juzga interesantes y omite (elipsis =saltos temporales) aquellos que considera innecesarios.
Teniendo en cuenta el orden de los acontecimientos de la narración, pueden darse diferentes estructuras narrativas:
· LINEAL O CRONOLÓGICA: El orden del discurso sigue el orden de la historia.
· IN MEDIAS RES (expresión latina “en medio del asunto”): El relato empieza en medio de la narración, sin previa aclaración de la historia. Se trata de un comienzo abrupto empleado para captar la atención del lector.
· RUPTURA TEMPORAL:
o Flash-back (retrospección o analepsis): El narrador traslada la acción al pasado.
o Flashforward (anticipación o prolepsis): El narrador anticipa acciones, se adelanta en el tiempo.
o Contrapunto: Varias historias se entrecruzan a lo largo de la narración.
o Circular: El texto se inicia y se acaba del mismo modo.
EL ESPACIO
El espacio es el marco físico donde se ubican los personajes y los ambientes geográficos y sociales en los que se desarrollan las acciones. Así habrá que distinguir entre espacios exteriores o abiertos e interiores o cerrados. Con frecuencia, el espacio no es un simple decorado sino que llega a determinar el comportamiento de los personajes, a reflejar el estado anímico de éstos e incluso a constituirse en eje central del relato.
LA ESTRUCTURA
Existen dos tipos de estructura:
· Estructura externa: Comprende la organización física del texto; en capítulos, partes, etc. En el caso de los microcuentos, estas divisiones estarán de más.
Aunque puedes jugar, eso sí, con organizar tu texto en diferentes secuencias.
· Estructura Interna: La división clásica de un texto comprende: o La introducción: el autor plantea aquí la situación que va a desarrollar y realiza la presentación de los personajes y su entorno.
o El nudo: en toda narración se plantea siempre un conflicto, un momento cumbre en el que todas las líneas planteadas en la introducción convergen sobre un hecho fundamental que marca todo el relato. A ese punto central se le denomina nudo.
o El desenlace: Es el momento en que el conflicto planteado como nudo de la narración llega a su conclusión. Si la Introducción capta la atención del lector, y el nudo consolida la narración, el desenlace puede ser el punto en que un relato triunfe o fracase en la mente del lector.
Ese mismo esquema se puede formular de una manera un poco más compleja: presentación, ruptura del equilibrio, intentos por restablecer el equilibrio, orden  restablecido o nuevo orden, final.
Ten en cuenta que a veces podemos jugar con ese orden, de forma que podemos empezar por el desenlace, por ejemplo. Dadas las limitaciones de espacio, también podemos prescindir de alguna de las partes, como la introducción, por ejemplo. En ocasiones, el principio y el final coinciden.

Esquemas que nos permitirán establecer los pasos a seguir:

Con respecto al autor, averiguaremos los datos bio-bibliograficos: biografía, obras escritas y su importancia, época y movimiento literario en el cual se encuentra inscrito. Intención al escribir su obra. Igualmente, los hechos sobresalientes que pudieron haber influenciado al autor para escribir sus obras.
Posición del narrador: (Clases de narrador) Como aparece en el esquema si el narrador se encuentra en 3a. persona, impersonal, testigo u omnisciente; 1a. Persona, protagonista o personaje o en 2a. Persona, protagonista o personaje.
Tema o temas abordados en la obra: en una palabra o en una frase corta.
Asunto: cómo aborda el tema, la idea principal de la obra y las ideas secundarias de la misma.
Valoración: Las tesis planteadas por el autor, cómo plantea y sustenta esas tesis, los valores que se pueden constatar en la narración, así como los anti-valores.
Apreciación valorativa: Desde el punto de vista del lector, cuál es la importancia de esa narración.
Para analizar la forma (Cómo se presenta la obra, qué técnicas y procedimientos se utilizaron en su elaboración), se tendrán en cuenta: las técnicas (prosa o verso) y los procedimientos: clases de lenguaje (narración, descripción, diálogo, exposición  y argumentación).

Con los elementos previos determinados claramente, podemos abordar el contenido del texto:
Tema: en una palabra o frase.
Argumento: Resumen de la obra en sus tres momentos: inicio (presentación del tema, situación y personajes); nudo o clímax (problema presentado) y desenlace (solución del conflicto y finalización de la obra).
Personajes: Clasificación (según su importancia), caracterización y descripción de los personajes. Relaciones (sociales, psicológicas, ideológicas, religiosas, etc.)
Tiempo: Se pueden considerar el tiempo histórico del texto (En qué época se desarrollan los hechos narrados), el tiempo cronológico (Cuánto tiempo transcurre en la narración), el tiempo ambiental (Verano, invierno, lluvia, brisa, etc.)
Espacio: Lugar o lugares donde se desarrollan los hechos: clasificación (espacios abiertos o cerrados), descripción de los sitios principales.
Acción: La acción está constituida por la trama de los hechos y la sucesión de los mismos. Hechos que determinan el desarrollo de la narración.
Fuente: http://vniversitas.over-blog.es/article-como-se-realiza-un-analisis-literario-de-textos-narrativos-98573679.html

Generalmente los hechos narrados se estructuran en tres partes (planteamiento, nudo y desenlace) y  normalmente siguen un orden cronológico lineal; es decir, se presentan los hechos a medida que van sucediendo en el tiempo.
Observa todas estas características en el siguiente texto:
“A la medianoche, una turba tumultuosa, animada con todas las voces de un motín y todos los alaridos de una bacanal, invadía las calles de San Bernardino. Llegó a la plazuela de Afligidos y la ocupó casi toda. El callejón de la plaza de la Cara de Dios contenía más de trescientas personas; y la algarabía era tan grande que no se podían distinguir claramente las voces pronunciadas por los más exaltados.
Al llegar al patio hubo un instante de vacilación, de terrible sorpresa. Una doble fila de soldados apuntaba a la multitud que, confiada en su fuerza, no pudo resistir un movimiento de terror, retrocediendo al ver que se la recibía de aquella manera. En el mismo instante sonó un tiro y cayó un soldado. Hizo fuego sin reparo la tropa, y una descarga nutrida envió más de veinte proyectiles sobre la muchedumbre.
La confusión fue entonces espantosa: avanzó la tropa; retrocedieron los paisanos, no sin disparar bastantes tiros y agitar las navajas, armas para ellos más seguras que el trabuco.”

La estructura del texto narrativo está compuesta de estas tres partes:
  1. 1.   Introducción o planteamiento. Sirve para introducir los personajes. Nos  presenta  una situación incial, un conflicto que les sucede a unos personajes en un tiempo y en un lugar determinados.
A medianoche (tiempo) una multitud de personas (personajes) invaden las calles de San Bernardino (lugar) dando gritos de protesta.
  1. 2.   Nudo o conflicto. Se desarrollan los acontecimientos planteados en la introducción. Los personajes se ven envueltos en el conflicto y actúan en función del objetivo que persiguen.
Al llegar al patio (lugar) unos soldados (personajes) apuntaban a la multitud. Sonó un disparo y cayó un soldado. Aquellos dispararon contra la multitud.
  1. 3.   Desenlace o solución de la situación planteada. En esta parte del relato se resuelve el conflicto de la fase inicial. Puede tener un final feliz o trágico;  positivo o negativo.
Los soldados siguieron avanzando y la multitud retrocedió.
 Elementos que forman parte del texto narrativo:
A.   El narrador. Es quien cuenta los hechos o la historia. Puede ser:
  • Un narrador omnisciente: visión total del relato, ajeno a los hechos. El narrador omnisciente conoce a la perfección lo que hacen, piensan y sienten todos los personajes (incluso en ocasiones interviene para opinar sobre los hechos ocurridos o sobre el modo de ser de los personajes).
  • Un narrador observador externo: relata los hechos desde fuera, sin participar en la historia, es el narrador testigo o observador que se limita a recoger en la narración los hechos tal como suceden sin añadir ni quitar nada, como si fuera una cámara de vídeo, y lo mismo actúa con los personajes, que sólo son conocidos en el relato por lo que ellos hacen y dicen o por lo que otros personajes nos cuentan de ellos
  • Un narrador que cuenta su historia. En este caso el narrador es un personaje más, es el personaje principal, ya que es el protagonista.
Analicemos estos dos ejemplos:
Texto A: Las clases terminaron pronto. Con cara esperanzada y paso rápido, Carlos se dirigió a la cafetería donde esperaba encontrar a Laura. Allí estaba. Carlos vio cómo le sonreía y se acercó a saludarla. (En este caso el narrador es un testigo u observador externo, no participa directamente en la historia, se limita a contar las cosas tal y como las está observando).
Texto B: Las clases terminaron pronto. Creí que aún había tiempo, así que me dirigí a la cafetería con paso rápido donde esperaba encontrar a Laura. Allí estaba. Sonreí y me acerqué a saludarla. (En este caso el narrador cuenta su propia historia, es el protagonista, un personaje más, es el personaje principal).
B.   Los personajes. Son las personas, los animales o las cosas que intervienen en el relato. El protagonista es el personaje principal que se enfrenta al conflicto; el antagonista, el que se opone a la acción del protagonista.
C.   La ambientación. Incluye el espacio o lugar en el que se desarrollan los hechos y el tiempo. Éste puede ser externo o interno.
  • Externo: tiempo histórico en que se desarrolla la acción.
  • Interno: orden cronológico en que se suceden los hechos del relato. Puede ser: cronológico o lineal (si la acción sucede de principio a fin; la mayoría respeta este tipo), restrospectivo (si regresa al pasado desde un punto de la acción concreto; es el caso de las novelas policiacas), anticipativo (si se adelantan acontecimientos que sucederán más tarde).
Formas verbales más usuales de la narración:
Pretérito indefinido, presente y pretérito imperfecto.
Ejemplos de narración:
Una novela, un  cuento, una noticia,…
Fuente: https://pitbox.wordpress.com/2011/07/26/el-texto-narrativo-estructura-y-elementos-del-texto-narrativo/

Ejemplos de análisis de textos narrativos


No hay comentarios:

Publicar un comentario