domingo, 18 de diciembre de 2011

FRASES PARA CELEBRAR EL AÑO NUEVO

 VILLANCICOS

 http://www.feliz2012.net/page/9/



¿Qué podemos desear para el próximo año?.

Que las verdaderas amistades continúen eternas y tengan siempre un lugar especial en nuestros corazones. 
Que las lágrimas sean pocas, y compartidas.

Que las alegrías estén siempre presentes y sean festejadas por todos.

Que el CARIÑO este presente en un simple hola, o en cualquier otra frase….

Que los CORAZONES estén siempre abiertos para nuevas amistades.

Que las cosas pequeñas como la envidia, el odio… sean “observadas” y “paradas” en

 el momento de su nacimiento.

Que aquel que necesite ayuda encuentre siempre en nosotros la reconfortante palabra

amiga .



Que el PERDON y la comprensión superen las amarguras y las desavenencias .

Que este, nuestro pequeño MUNDO  sea cada vez mas humano.


Que todo lo que SOÑAMOS, IMAGINAMOS E INTUIMOS se transformen en “realidades”.

Que el AMOR por el prójimo sea nuestra meta  absoluta.

Que nuestra LARGA JORNADA de los próximos 365 días este repleta de cosas buenas.

Que para el 2012 todos alcancemos Paz, Felicidad, Armonía y Amor.

viernes, 16 de diciembre de 2011

USO DEL PUNTO



El punto se utiliza para señalar una pausa larga, que marca el final de una frase u oración. Después de punto -salvo en el caso del utilizado en las abreviaturas- se utiliza mayúscula.
Se distinguen:
Punto y seguido.
Separa enunciados dentro del mismo párrafo. Después de él se continúa escribiendo en la misma línea y, en el caso de que esté al final de renglón, se continúa en el siguiente sin dejar margen o sangrar el texto.
Punto y aparte
Separa dos párrafos distintos que desarrollan contenidos diferentes dentro de una misma línea de razonamiento o de la unidad del texto. Después de punto y aparte se debe cambiar de línea y comenzar a escribir después de dejar un margen o sangrado a la izquierda, mayor que el del resto de las líneas que componen el párrafo.
Hay que tener presente, igualmente, que la elección entre el punto y seguido y el punto y aparte es subjetiva cuando se trata de distintos aspectos de un mismo asunto o idea.
Punto final
Es el que cierra el texto, ya sea al finalizar un apartado, un capítulo o el texto en su totalidad.
Otros usos del punto
Caso 1.º El punto en las abreviaturas
Una abreviatura es la representación gráfica reducida de una palabra o grupo de palabras, obtenida por eliminación de algunas de las letras o sílabas de su escritura completa. Por regla general escribiremos punto detrás de las abreviaturas. Ejemplos: art. (por artículo), etc. (por etcétera).
Excepciones:
a) Los símbolos de los elementos químicos se escribirán sin punto. Ejemplos: He (por helio), kg (por kilogramo).
b) La abreviatura de los puntos cardinales se escriben sin punto. Ejemplos: N (por Norte), S (por S), etc.
c) El punto de las abreviaturas no excluye la presencia inmediata de cualquier otro signo de puntuación (?,!,...,;), salvo el propio punto.
d) Las abreviaturas de tratamientos solo deben usarse cuando anteceden al nombre propio. Ejemplo: hay un mensaje para el Sr. Mendoza. Por tanto, está mal escrito: hay un mensaje para el Sr. del sombrero.
e) No debe escribirse una cantidad con letras seguida de abreviatura: Ejemplo: solo los zapatos pesaban tres kg., sin contar la ropa. Lo correcto sería: solo los zapatos pesaban 3 kg, sin contar la ropa.
Caso 2.º El punto en las siglas
La sigla es la palabra formada por el conjunto de letras iniciales de una expresión compleja; p. ej., O(rganización de) N(aciones) U(nidas), o(bjeto) v(olante) n(o) i(dentificado), Í(ndice de) P(recios al) C(onsumo).
La sigla se escribe sin puntos entre las letra que la componen.
Excepciones:
a) Cuando el enunciado de la sigla forma parte de un escrito con mayúsculas. Ejemplo: el A.M.P.A. DEL COLEGIO ES MUY ACTIVA.
Caso 3.º El punto tras los signos de exclamación e interrogación.
No se escribe nunca punto tras los signos de cierre de exclamación e interrogación. Ejemplo: ¡Hola! Me alegro de verte.
Caso 4º. El punto y los números
En la expresión numérica del tiempo, el punto separa las horas de los minutos. Ejemplos; 18.30 h, 12.00 h. En este uso pueden emplearse también los dos puntos.
El punto puede indicar también la separación entre la parte entera y la parte decimal de un número. Sin embargo, la Real Academia Española prefiere, en estos casos, el uso de la coma. Ejemplo: 24.321, mejor 24,321.
Al mismo tiempo no se escribe punto tras las unidades de millar en los siguientes casos:
a) Las normas internacionales establecen que se prescinda del punto para separar los millares, millones, etc., recomendándose para facilitar la lectura de estas expresiones espacios por grupo de tres. Ejemplo: 4 829 530.
b) Expresión en forma numérica de los años. Ejemplos: 1943, 2008.
c) Numeración de páginas. Ejemplos: 1243, 3101.
d) Postales de vías urbanas y códigos postales. Ejemplos: calle de Alcalá, 1022; 28027 Madrid.
e) Número de leyes, decretos, artículos, órdenes. Ejemplo: Real Decreto 1006/2001.
f)
Número de teléfono. Ejemplo: 666 666 666.
Caso 5.º Uso incorrecto del punto en los siguientes casos:
a) En los titulares de mensajes publicitarios.
b) En los títulos y subtítulos de libros, artículos, capítulos, obras de arte, etc., cuando aparecen aislados, no llevan punto final.
c) En los titulares de prensa.
d) En los índices generales o de contenidos.




Ejercicios con puntos.

 
EJERCICIOS SOBRE EL USO DE LOS SIGNOS ORTOGRÁFICOS




miércoles, 14 de diciembre de 2011

LA CRISIS ACTUAL CONLLEVARÁ AL RIESGO DE RUPTURA DE LA ZONA EURO


Últimamente se está hablando mucho de la crisis y todos conocemos las consecuencias bajadas de sueldos, gente sin trabajo, personas que han perdido el piso que han comprado y que estaban pagando su hipoteca, personas que tienen que emigrar a otros países porque en su país no encuentran trabajo, etc.

En primer lugar, tenemos que entender como se llegó a esta crisis para ello pongo este vídeo donde nos explica como se llegó a la crisis actual.



La siguiente pregunta es: ¿Y si ésta vez es diferente a otras crisis?
 El problema principal que tenemos, es la DEUDA. Y aunque ahora mismo está focalizada en Europa y en la crisis del Euro, la realidad es mucho más peligrosa, porque EEUU tiene niveles de deuda similares a Europa. (con la diferencia de que ahí sí utilizan la plancha de billetes sin tapujos, lo cual es un peligro... a más largo plazo, pero un peligro real y quizá mayor). Veamos con más detalle estos razonamientos de "economista-científico".

El gran problema de la deuda.
No sólo están endeudados los Estados (europeos y americano), sino que también lo están los otros dos grandes actores de la economía: las empresas y las familias. Así, a bote pronto, y sin entrar en más detalles, hay una "verdad" que se impone: una deuda gigantesca, construida con constancia e irresponsabilidad durante 40 años, no se va a poder devolver en 4 años. Y devolver deudas durante al menos 10 años, significa consumir menos. Por lo tanto, no podemos esperar una recuperación de la economía por vía del consumo interno (en Europa), que tenderá a reducirse (o mantenerse bajo), porque tanto los Estados como las familias, tienen que contener gastos (durante años). Eso sí, no olvidemos que las economías no son sistemas cerrados, por lo que cualquier factor externo (ó interno, pero rompedor), podría romper esta ecuación. Por ejemplo, alguna invención ó nueva "revolución industrial", por no hablar de factores demográficos (por ejemplo, inmigración masiva de fuera de Europa: mano de obra y consumidores nuevos sin deudas).
Pero al margen de factores "milagro", con los que no podemos contar (y mucho menos para hacer previsiones), la realidad es que va a costar mucho recuperar el consumo interno en Europa (puesto que parte de los recursos generados por el trabajo deberán destinarse a devolver deudas y no a consumir), y por tanto las economías europeas sólo podrán crecer vía exportaciones, donde el euro como moneda fuerte es un obstáculo.
Así que como economista, no veo ninguna solución que no sea dolorosa. Aunque hasta aquí no tiene porqué significar que la crisis esté fuera de control.


El problema de los bancos.
Aquí se mezcla el problema de la deuda con las burbujas (principalmente inmobiliaria, en España). El endurecimiento de los requerimientos de fondos propios a la banca europea es una forma indirecta de asumir pérdidas. Se les pide un 9% de fondos propios en previsión de pérdidas provocadas por impagos de deudas (de cualquier tipo) ó desvalorizaciones de activos. Y aquí es donde la banca española tiene un grave problema: la tasa de mora actual del 8% es alta pero asumible, porque es comparable a la de 1993 por ejemplo. El problema viene cuando se plantea el problema del suelo que los bancos tienen en balance, que se valora todavía a precios "de mercado", como si se fuera a edificar algún día. Siendo realistas, sabemos que pasarán años antes de que se construya ahí. Pero valorar eso a precio "cero" significaría subir la tasa de mora a niveles del 18%, una locura. Y ahí no veo mucha solución...


El mercado interbancario la clave
Se habla mucho de confianza, y donde más impacto tiene es en el mercado interbancario, origen de la fluidez del dinero, del crédito tan necesario para el funcionamiento de la economía real. Desde la crisis de 2008, no ha vuelto a funcionar bien (salvo de forma temporal), y eso significa que los bancos europeos siguen sin confiar en ellos mismos, entre ellos. No se prestan dinero ni de un día para otro, por miedo a que alguno pueda saltar de la noche a la mañana. Ahí está la clave de toda la economía, no para volver a la euforia de los 90, sino simplemente para un funcionamiento normal.


¿Cómo volver a normalizar el sistema bancario?

En mi opinión sólo hay una solución: reconocer la realidad. Purgar excesos, es decir, asumir pérdidas en todos esos activos de dudoso valor. En España, es complicado porque podría significar la quiebra de varios bancos si tienen que valorar no sólo los pisos al 50%, sino sobre todo el suelo a cero ó similar. Ese es un problema particular de España, y diferente del problema de la banca Europea que está más centrada en la deuda pública soberana de Grecia, Italia, España...

En resumen.
Me entran los miedos porque no veo cómo romper el círculo vicioso: endeudamiento excesivo de Estados, familias, y algunas empresas; balances inflados en los bancos, desconfianza mutua y mercado interbancario parado; consumo obligatoriamente contenido mientras estemos en fase de devolución de deudas, y por tanto economía que no puede crecer; si la economía no crece, los Estados no pueden ingresar más vía impuestos, y les cuesta devolver las deudas.

Si no hay dinero en circulación, además de bloquear a la economía real, también se produce una deflación de activos, donde la bolsa es uno de los principales activos a "deflacionar" (o sea bajar los precios). De ahí mis miedos ante la imparable tendencia bajista de la bolsa española (donde sólo el Ibex finge estar vivo, lo que representa tan sólo un puñado de empresas). Como me gusta decir desde hace ya bastantes meses, "habremos superado psicológicamente (y por tanto también realmente) la crisis inmobiliaria, cuando se desmonten las grúas que pululan en los miles de obras semi-abandonadas de la geografía española".

La solución a corto plazo sería que el BCE acepte usar la plancha de billetes para financiar a la economía: los Estados, los bancos, e indirectamente las familias y las empresas. Ahí está el quid de la cuestión, porque mientras en EEUU ó en Reino Unido los bancos centrales aceptan y asumen esa función, en Europa el BCE sigue la doctrina Alemana, donde el control de la inflación es la obsesión nº1. La hiper-inflación es lo que provocó la subida al poder de Hitler, y la segunda guerra mundial. Eso está todavía muy anclado en el inconsciente colectivo de Alemania, y explica la actitud inflexible de Merkel. Que por otro lado tiene razón, puesto que los eurobonos sólo serían un parche más para esconder todo lo que Europa ha hecho mal en los últimos 20 años. Quizá terminen siendo necesarias las dos cosas: garantizar disciplina fiscal, demostrar que los políticos y los países de Europa pueden retomar el control de sus cuentas, y sólo después, dar el espaldarazo final con la creación de eurobonos ó algo similar, donde de una forma u otra, el BCE tendría que poner en marcha la plancha de billetes... Ese sería el camino de la salvación. Y cuidado porque si ésto ocurre, la subida en las bolsas podría ser histórica.
Esta crisis llevará a la ruptura del EURO y a resucitar las pesetas, los dracmas o las liras.


“Si España quiebra, ganamos un 300%”
Reza el dicho que "A perro flaco todo son pulgas". Algo así se puede aplicar a la economía española. La tasa desorbitada de paro, el déficit del Estado y las autonomías, la nueva reforma laboral y los recortes continuos en todas las partidas presupuestarias dibujan un panorama negro. Aún así, con la que está cayendo, hay gente que no tiene escrúpulos con tal de hacer negocio, hasta el punto de que son capaces de desear una quiebra de nuestro país para hacerse millonarios.

Lejos de ser una broma, esto existe y viene marcado por la especulación. Se puede preguntar si no a Carmel Asset Management, una entidad gestora estadounidense que ha tenido la osadía de publicar un informe en el que asegura que, si España quiebra, ganarán un 300% y se harán de oro.

La 'fórmula del éxito' presentada por la empresa tiene su base en la compra de CDS (Credit Default Swaps), una especie de seguros sobre un título de crédito que se convierten en rentables en caso de que este no pueda ser pagado o la entidad emisora incurra en suspensión de pagos. Haciendo una especie de comparación, sería como si un conductor contratara un seguro de coche y animara a todo el mundo a estrellárselo para poder cobrar una indemnización, simplificándolo mucho.

La compañía, por tanto, intenta ahora crear más desconfianza para que la deuda que subaste el Estado le salga cada vez más cara, ahogando así sus arcas. Lo hace a través de este informe, titulado "The pain in Spain" y recogido en medios internacionales como The Wall Street Journal, en el que enumeran varios puntos por los que, a su juicio, España está en peligro de quiebra. Entre ellos:

- Que nuestra economía tiene en realidad una deuda que alcanza el 90% del PIB.
- Que la vivienda caerá un 35% más.
- Que los bancos están completamente ahogados.
- Que nuestro mercado laboral es el menos competitivo de toda Europa.
- Que la UE no quiere ni puede rescatarnos.

Las premisas, sean ciertas o no, suponen un golpe bajo al unirlas con este afán de provocar el colapso de una economía que, al parecer, recibe muchos más ataques especulativos de los que creemos con fines interesados. Es, sin duda, la cara más salvaje y despiadada del capitalismo.

Por César Finca | Yahoo! Finanzas – jue, 12 abr 2012 
 

Consecuencias de volver a la peseta.
Fuente: http://es.finance.yahoo.com/noticias/-C%C3%B3mo-salir-euro-volver-afp-2819612742.html?x=0


Esta posibilidad, pese a parecer de "ciencia ficción", ha dejado de ser un tabú para los economistas, que ya imaginan cómo habría que proceder, teniendo como prioridad evitar crear el pánico en la población.
En un primer momento, "las autoridades monetarias de la Eurozona cesarían de considerar al euro como moneda común, iniciando una serie de procedimientos que exigirían una nueva emisión de moneda por los bancos centrales nacionales", considera Paul Reis Mourao, de la universidad portuguesa de Minho (Kuala Lumpur: 5576.KL - noticias) , en Braga.
Así, las fábricas nacionales de moneda dejarían de imprimir euros -España, por ejemplo, se encarga de los billetes de 5 y 20 euros- y se pondrían manos a la obra con sus propias divisas durante meses.
Según el Wall Street Journal, algunos bancos centrales europeos se preparan ya para reimprimir sus monedas locales. Irlanda, citada en el artículo, lo desmintió firmemente.
Pero, apenas impresas, las monedas más débiles, como la peseta o el escudo portugués, se devaluarían bajo la presión de los mercados, mientras que el marco alemán se dispararía.
Esto amenazaría con provocar el pánico de unas poblaciones cuyos ahorros podrían perder un 50% de su valor, según varios estudios. Y si retirasen en masa su dinero de los bancos, se produciría "un colapso absoluto del sistema financiero de este país", advierte Federico Steinberg, economista del instituto español Elcano.
Así ¿qué es mejor, actuar por sorpresa o explicar primero la idea a la población? Las opiniones divergen. "Todo debería decidirse secretamente en una noche y que al día siguiente los mercados y los bancos permanezcan cerrados al menos durante doce horas para impedir a todos sacar su dinero", considera Franco Bruni, profesor de la universidad italiana Bocconi de Milán.
"Una manera de hacerlo sería anunciar un día, sin que nadie lo sepa antes 'estamos congelando vuestras cuentas porque vamos a volver a la moneda original'", piensa Gayle Allard, de la IE Business School de Madrid. "La dificultad es que ésta es una economía muy grande. ¿Cómo fabricar suficientes billetes en secreto?", se pregunta, no obstante.
Otros, como el profesor de Economía Eduardo Martínez Abascal, tienen una opinión diferente. Es necesario "hacer una campaña de comunicación espectacular, para decir 'hemos llegado a la conclusión que hay que volver a la peseta y las ventajas serán esto, esto, esto...'".
Una divisa débil tiene sus ventajas, recuerda este profesor de la IESE Business School de Madrid. Así, "Grecia podría vender al exterior a mitad del precio; pasando a las drachmas, volvería a ser un país barato y así llenar el país de turistas", afirma.
"Hay un efecto maravilloso" si se sale del euro, señala también Allard, "es que recuperas tu tipo de cambio, puede caer tu moneda y puedes empezar a exportar".
Sin embargo, existe el riesgo, previene Bruni, de que cada país intentase ser más barato que su vecino emprendiendo una "carrera de devaluación".
Pero con una moneda débil, los productos importados como el petróleo se volverían muy caros.
"Sufriríamos una pérdida de poder adquisitivo, con tendencia inflacionistas y una caída del nivel de vida", admite Mourao. "Necesitaríamos 10 a 15 años para estabilizar la situación".
Y la deuda pública, ¿seguiría siendo en euros, empujando al Estado a la suspensión de pagos, o se convertiría a la moneda local, lo que enfurecería a los mercados?
Como recuerda Steinberg, "introducir el euro fue un proceso muy delicado y muy largo de planificación de más de dos años y entonces, lo ideal, si uno quisiera abandonar el euro, sería tomar el mismo tiempo para deshacer eso". "Lo que pasa es que si se produce una salida del euro, seguramente va a ser abrupta y desordenada y, por lo tanto, mucho más complicada", agrega.

 El año más difícil del euro
1. Juran y perjuran. "El euro no va a desaparecer", pregona Herman van Rompuy, presidente del Consejo Europeo. "El euro es irreversible", asegura Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo (BCE). El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, conmina a "hacer todo lo posible para salvar el euro". La canciller alemana, Angela Merkel, ha repetido hasta la saciedad que "si el euro fracasa, fracasa Europa". El presidente francés, Nicolas Sarkozy, advirtió en tono aún más apocalíptico antes de la última cumbre que "no habrá una segunda oportunidad" para salvar el euro.

Este alud de proclamas revela mejor que ningún otro análisis la gravísima situación en que se encuentra el proyecto europeo, cuando el 1 de enero se cumplen los 10 años de la puesta en circulación de los billetes y monedas del euro. La posibilidad de ruptura, de una implosión de la eurozona, ha dejado de ser un imposible. El euro nació con un banco central común, pero sin un Tesoro común: en medio de la Gran Recesión esa debilidad -esa cojera- ha dejado Europa muy rezagada, a la intemperie. La crisis proporcionó una opción para remediar esa deficiencia, pero Alemania no lo pone fácil: ha impuesto el palo de la austeridad, pero de momento no hay mucho más: nada de zanahoria. Berlín está en desacuerdo con el resto del mundo en su temor a la inflación más que a la recesión y, por encima de todo, los alemanes no quieren ser quienes paguen los platos rotos del resto de Europa. "Berlín quiere que los demás paguen por sus pecados. Incluso los mejores economistas alemanes han sucumbido a este cuento moralista. Sin esa fuerza motriz que ha sido Alemania durante años, la integración europea está en punto muerto", explica Paul de Grauwe, del Centre for European Policy Studies (CEPS).
2. Crisis múltiples. Nicolas Veron, investigador de Bruegel, un centro de estudios de Bruselas, subraya las múltiples dimensiones que está adquiriendo la crisis: "En el frente de la deuda soberana no hay acuerdo a la vista sobre la reestructuración de Grecia, mientras que España e Italia se enfrentarán a mayores necesidades de refinanciación en 2012. En el frente de las reformas institucionales, la cumbre de diciembre no logró una verdadera unión fiscal y las tensiones con Reino Unido están al rojo vivo". El sistema bancario, añade Veron, "personifica muchas de las contradicciones del experimento europeo de la Unión Monetaria". Los sucesivos fracasos de las repetidas pruebas de resistencia efectuadas revelan que nadie sabe cuál es su situación real: no sabemos cómo están los bancos. Solo sabemos, como recordaba hace pocos días un alto funcionario del BCE, que "desde hace meses el crédito está paralizado". Eso tiene consecuencias potencialmente desastrosas: "Una economía capitalista es una economía basada en el crédito. Cualquier cosa que reduzca severamente el flujo del crédito es perjudicial", explica Antonio Torrero, de la Universidad de Alcalá.
3. El éxito (inicial) del euro. La corriente del crédito se alimenta de la confianza en que en el futuro se cumplirán los compromisos que se conciertan en el presente. El problema es que esa confianza se ha evaporado. Las incertidumbres actuales han pulverizado buena parte de los éxitos del euro. El expresidente del BCE Jean-Claude Trichet destacaba hace seis meses uno de los grandes éxitos de la eurozona: "Se han creado más de 14 millones de empleos desde el nacimiento de la zona euro, comparados con los ocho millones de Estados Unidos en ese periodo". El problema es que aun así más de 23 millones de personas están en paro, y en el último medio año la situación se ha deteriorado. La falta de crecimiento y de empleo están convirtiéndose en problemas crónicos. Bruselas pronostica para 2012 un ligero aumento del paro.
No habrá grandes festejos para celebrar el aniversario del euro: el único gesto será la acuñación de 90 millones de monedas conmemorativas de dos euros. No están los tiempos para celebraciones.
4. Beneficios. A sacudidas. Lo que no se puede negar es que el BCE ha conseguido mantener la inflación por debajo del 2% durante los últimos 12 años. "Es el mejor resultado de todos los bancos centrales durante los últimos 50 años, incluido el Bundesbank", dijo Trichet en una airada respuesta a un periodista alemán en una de sus últimas ruedas de prensa.
Pero ese dato tiene su envés. La salida de un país del área euro ya no es ciencia-ficción, y los bancos se han dedicado en los últimos meses a cuantificar sus efectos devastadores. Ansgar Belke, del prestigioso instituto alemán DIW, es rotundo: "Los costes del peor de los escenarios (una ruptura de la zona euro, que sería una especie de día del juicio final) son demasiado grandes para ser cuantificados". Y sin embargo, la paradoja es que solo con un shock adicional la eurozona puede dar los pasos necesarios para salvar el proyecto. Europa suele avanzar a sacudidas. Pero es complicado jugar con fuego: ese shock debe ser lo suficientemente rotundo como para que la eurozona se mueva en la dirección adecuada, y a la vez no debe sobrepasar un punto de no retorno para que ningún país cruce la línea, decida que es preferible salir del euro y genere problemas de inestabilidad.
5. Errores en cascada. La crisis europea se desató por la incapacidad de la UE de solucionar las dificultades de Grecia, que supone el 2% de la economía europea. El Gobierno socialista de Atenas descubrió en octubre de 2009, tras ganar las elecciones, que el déficit real de ese año era del 12,7% del PIB, el triple de lo declarado por el anterior Gobierno conservador. Los intereses de su deuda se dispararon. Durante meses la UE fue incapaz de encontrar una solución. Como consecuencia, el mal griego se fue contagiando a otros países como Portugal e Irlanda, que tuvieron que afrontar costes de financiación de sus deudas crecientes. Durante la primera década del euro, prácticamente toda Europa pagaba lo mismo por su deuda: a partir de la crisis griega resurgieron las primas de riesgo, que reflejan el sobrecoste que pagan los países menos fiables para financiar su deuda con respecto a Alemania.
6. Riesgo mundial. La cuestión es que el problema de un pequeño país se convirtió a partir de febrero de 2010 en un problema para el euro. Y va a más: "Las dificultades de la eurozona son la mayor sombra sobre la economía global. Y no tienen respuesta fácil. Una mayor integración política no es sencilla. La salida de los países más débiles es políticamente inaceptable. La única solución realista es una interpretación expansiva del mandato del BCE", resume Kenneth Rogoff, ex economista jefe del FMI.
7. No te ayudo ni dejo que te ayuden. Grecia es la piedra filosofal del tremendo lío europeo. Nadie va a confiar en Europa si la UE no puede hacerse cargo de su socio más débil. En los dos últimos años el rosario de equivocaciones es interminable. El primer error grave fue la negativa de los líderes europeos a permitir que Grecia negociara una ayuda con el FMI. Mientras la situación se iba pudriendo, el coste de la prima de riesgo griega se disparaba. Merkel, pendiente de sus elecciones en Renania del Norte-Westfalia y conocedora de lo impopular que era la ayuda a un país que había hecho trampas, fue manteniendo una actitud ambigua que oscilaba entre ofrecer fondos con durísimas condiciones y amenazar a los países con déficits desbocados con la expulsión del euro. Perdió esas elecciones, y muchas otras, incluso en feudos tradicionales de su partido.
8. Primer remiendo. La situación estalló a principios de mayo de 2010, en medio de una crisis bursátil internacional que despertó la alarma en Estados Unidos y China. La UE y el FMI acordaron conceder una línea de préstamos de 110.000 millones a Grecia. Pero la ayuda llegaba tarde, era muy cara y a muy corto plazo. A ese remiendo para Grecia se le han superpuesto varios parches. Sin éxito.
Aquel mes de mayo también se aprobó el primer fondo de rescate temporal, que debía ayudar a los países con dificultades con una potencia de fuego de 440.000 millones. El fondo ha sido otro fracaso. Primero se comprobó que su capacidad real era inferior. Luego se vio que le era muy difícil captar recursos en los mercados. Al final, el BCE se ha hecho con las riendas, pero persisten dudas sobre si tiene munición como para lidiar con casos como el italiano y el español.
9. El BCE como cortafuegos. A partir de mayo, el BCE empieza a comprar deuda de países en dificultades. Aunque muy racionada, constituye la única medicina disponible. Hasta el momento ha adquirido deuda de Grecia, Irlanda, Portugal, Italia y España por 211.000 millones. Pero son compras de poco volumen (comparadas con las de Estados Unidos o Reino Unido) y con la boca pequeña. Trichet y Draghi se han parapetado tras el Tratado, que prohíbe a la UE financiar deudas de los Estados. Destacados economistas vienen reclamando una acción más decidida. "Solo el BCE puede parar el contagio", según De Grauwe. "Detener la crisis requiere una revisión fundamental de las instituciones de la zona euro. Y la parte más importante es asegurarse de que el BCE asumirá toda la responsabilidad como prestamista de última instancia en el mercado de bonos".
10. Un pozo sin fondo. El trasfondo de la crisis está en una banca que ha adquirido un tamaño descomunal y que ha acumulado pérdidas en sus operaciones especulativas, primero en Estados Unidos (con las hipotecas locas) y después en Europa, con sus burbujas inmobiliarias y otros riesgos. La Comisión encargó a un grupo de expertos el diseño de un sistema de supervisión a escala europea. Su propuesta inspira la creación de tres autoridades en materia de banca, Bolsa y seguros. Pero las reformas del sistema financiero van muy lentas y son de escaso calado. Como señala con lucidez Bernardo de Miguel en su libro Qué está pasando, "al final, cada vez que la UE o Estados Unidos han intentado arremeter contra alguna parte del mercado financiero presuntamente peligrosa han acabado rebajando la ofensiva".
Europa sabe poco de sus bancos. La primera prueba de resistencia, en julio de 2010, fue un fiasco. Se analizaron 91 bancos, suspendieron siete y las necesidades de capital fueron mínimas: inmediatamente después se hundieron los bancos irlandeses. Un año después se repite el error: en julio de 2011 suspenden ocho entidades, cinco de ellas españolas, y se detecta un agujero de 2.500 millones. Un mes después, el FMI lanza una cifra ocho veces mayor al apuntar que las necesidades reales de la banca europea son de 200.000 millones. Bruselas carga contra el FMI, pero al final Europa acabará admitiendo que ese dato es razonable. "Poco, tarde y mal, ese ha sido el problema que ha arrastrado la eurozona en todos los flancos, también con la banca", señala Ángel Ubide, del Peterson Institute.
11.
Merkozy o cómo meter la pata. Ahora todo el mundo lo dice: en Bruselas, en el BCE, en muchos Gobiernos ya nadie oculta que la exigencia de Merkel secundada por Sarkozy de que los bancos deben asumir parte del coste de la crisis tiene tanto de sentido justiciero como de infantil. A primera vista, todo el mundo estaba de acuerdo con Merkel en que los bancos cargasen con parte de las pérdidas, sobre todo si se piensa que son quienes más responsabilidad tienen en lo ocurrido. Pero los bancos no podían resistir la más mínima carga. Por esto Trichet, el mejor conocedor de la situación, se opuso radicalmente a esa endiablada propuesta.
La idea de Merkel implica que los tenedores de bonos paguen una parte de la pérdida de su valor. En Europa la mayor parte de la deuda pública está en manos de los bancos: eso equivale a reconocer que los propios Estados les dicen a los bancos que la deuda que emiten no vale lo que efectivamente dice el título. Ese mensaje provocó la caída de Irlanda, cuyos bancos recibieron el último empujón hacia el abismo. A finales de noviembre de 2010, la UE y el FMI tuvieron que salir al rescate de Dublín con una ayuda de 85.000 millones.
12. El directorio germanofrancés (antes francoalemán). Uno de los muchos efectos perversos del creciente protagonismo del directorio germanofrancés es que ha acabado por neutralizar las instituciones europeas, especialmente la Comisión. Merkel y Sarkozy, por ese orden, tratan de sacar réditos políticos con la vista puesta en las elecciones de 2012 (Francia) y 2013 (Alemania). A Europa la están matando los intereses nacionales: a ese juego se ha sumado recientemente el premier británico, David Cameron, aunque de la jugada ha salido algo trasquilado.
13. El error Deauville. Quizá uno de los efectos más graves salidos de la cumbre de Deauville es que el Consejo Europeo acuerda modificar el Tratado de la UE para establecer un fondo permanente. Es el llamado Mecanismo Permanente de Estabilidad (MEDE). La clave: detalla la manera en que los tenedores de bonos tendrán que asumir pérdidas en futuras reestructuraciones. Esta propuesta no ha hecho más que alimentar la inestabilidad en los mercados: ha sido como verter gasolina en el incendio. Los tenedores de títulos públicos solo piensan en deshacerse de ellos y solo están dispuestos a adquirirlos si es con mayores intereses. La presión se lleva por delante a un tercer país, Portugal, que en mayo de 2011 debe ser rescatado con 78.000 millones.
14. La Europa alemana. "La crisis es una oportunidad", dice el ya muy manido mantra. La versión europea es que esa oportunidad consiste en dar otra vuelta de tuerca. El Consejo de marzo aprueba otra de las pretensiones de Alemania: el pacto del euro. Ya no se trata de establecer el máximo rigor en las cuentas públicas, sino que se exige a los Estados un control de los salarios, la productividad, los acuerdos de fijación de salarios, las pensiones. Todo parece indicar que son recetas en la dirección equivocada si se aplican en todos los lugares a la vez, una suerte de fundamentalismo insano. Daniel Gros, director del CEPS, aduce que es un error considerar que "los excesivos déficits son la causa de la crisis". En la zona euro el déficit público agregado es del 4% del PIB, muy por debajo del 10% de Estados Unidos. En su opinión, "el problema es la distribución de los ahorros dentro de la eurozona. Hay un exceso de ahorro al norte de los Alpes; la reticencia de los ahorradores del Norte a invertir en la periferia es la raíz del problema". En su opinión, "eso se podría resolver si el BCE se convirtiera en comprador de última instancia de la deuda rechazada por los mercados".
El BCE como salvador, una vez más. Pero el BCE no acaba de aparecer porque Alemania se opone: "Es lógico que Berlín trate de asegurarse nuevas reglas antes de abrir la mano respecto al BCE y los eurobonos. Reglas creíbles y eficientes son necesarias y son parte importante de la operación para recuperar la confianza que necesita Europa", explica Joachim Schmidt, del think tank berlinés RWI. El Nobel Paul Krugman suele recelar de quienes se empeñan en reclamar austeridad para convocar al hada de la confianza, cuya varita mágica no termina de aparecer.
15. Más Grecia y el misterio de la banca. Todas las propuestas anunciadas están basadas sustancialmente en la austeridad y la desregulación laboral. Pero no han logrado detener el deterioro de la situación. A mediados de año el FMI empieza a sospechar que Grecia no podrá cumplir. En junio el contagio llega a España e Italia, dos países grandes, dos grandes problemas. La aparente solución llega en el Consejo de julio. Se acuerda un nuevo plan de rescate para Grecia de 109.000 millones. Se anuncia que el sector privado contribuirá con otros 50.000 millones, con una fórmula que nunca queda del todo clara: la banca deja de ganar un 21%, pero en realidad las pérdidas son muy inferiores al 10%. Eso sí, se reconoce que el programa anterior era insoportable, se rebaja el interés de los préstamos al 3,5% y se alargan los plazos a 30 años.
Al mismo tiempo, se potencia el fondo temporal de rescate y se le faculta para que recapitalice bancos, compre deuda en los mercados secundarios y ayude a países de forma preventiva. Parece todo resuelto. Todo el mundo se va de vacaciones pensando que esta vez sí. Pero la tormenta financiera de agosto echa por tierra esas esperanzas.
16. El BCE entra en política. Entonces es de nuevo el BCE quien salva los muebles. Reanuda la compra de deuda para evitar un desastre. Aunque esas eran y son compras condicionadas: Trichet envía cartas a Madrid y Roma con serias exigencias. Poco después, Italia anuncia un duro plan de ajuste y España acuerda una reforma exprés de la Constitución, que implica la cuasi eliminación del déficit. Efecto nulo: en septiembre, Barroso alerta de que la UE se enfrenta a la mayor crisis de su historia.
17. Cumbre de octubre. Otro palo de ciego. El 27 de octubre, de madrugada, in extremis, los líderes reconocen que Grecia no tiene solución si la banca no asume mayores pérdidas. Al mismo tiempo, hay que reconocer que el FMI tiene razón y hará falta una recapitalización bancaria mayor. Ese día Europa decide que hay que tratar de romper un círculo vicioso: el de los bancos a los que los Estados deben rescatar, lo que agrava la situación fiscal de las haciendas, lo que a su vez provoca una devaluación de la deuda pública que penaliza a los balances de los bancos, que a su vez precisan un nuevo rescate, y así ad infinítum.
El resultado es una cumbre histórica en la que supuestamente se resuelve todo. Pero la historia es otra cosa. Hay avances, sí: las cifras que precisa la banca empiezan a parecerse a la realidad (algo más de 100.000 millones), pero está por ver cuál será la aportación pública. Los bancos asumen una quita del 50% de la deuda griega y la aportación de la UE al segundo rescate de Grecia ascenderá a 130.000 millones, pero se desconoce cuál será la participación del FMI. También se acuerda potenciar el fondo de rescate, pero confiando en que chinos, brasileños y otros emergentes echen una mano. Demasiados peros. La conclusión de la cumbre es la misma que en ediciones anteriores: patada a seguir.
18. Credibilidad mermada. Y recesión a la vista. Lo más inquietante es que los solemnes acuerdos de la UE cada vez tienen menos credibilidad. No se cumplen, se contradicen o se corrigen como si nada. Pero ahora la situación es peor porque la Comisión pronostica que Europa estará al borde de la recesión en 2012. Italia ya ha recaído. España está en camino. Los mercados, que antes pedían recortes, ahora empezarán a pedir crecimiento. Olivier Blanchard, economista jefe del FMI, describe esa paradoja aludiendo a "inversores esquizofrénicos". Los doctores del medievo creían que sangrando a sus pacientes se les podía curar: el efecto era el contrario, una mayor debilidad. "Los mercados reaccionan positivamente a un mayor control del déficit, pero después negativamente cuando eso lleva a un menor crecimiento, lo que a menudo sucede", avisa Blanchard.
19. Vienen más recortes. El impaciente inglés. El 9 de diciembre los líderes vuelven a reunirse para intentar detener la sangría. Empieza a imponerse la solución final: el trasfondo es que Alemania acepte un mayor protagonismo del BCE en la compra de deuda o la emisión de eurobonos a cambio de un pacto fiscal más estricto. Los líderes acuerdan más unión fiscal, pero de momento el BCE no reacciona. La gran sorpresa es la ruptura con Reino Unido, que exige importantes salvaguardas para la City. Ello supondrá un nuevo acuerdo internacional; es decir, un Tratado para reforzar la disciplina fiscal de la zona euro, abierto a los demás países. Lo más importante es que se pacta una importante rectificación: los bancos no participarán en las pérdidas de la deuda. Se proclama que Grecia es un caso excepcional. Pero tampoco esto queda del todo claro porque se decide seguir los criterios del FMI, que no excluyen esta posibilidad.
20. Europa dividida. Otra cumbre sin soluciones. Ahora la tarea es acordar contrarreloj dos tratados internacionales: uno para concretar el pacto fiscal de la zona euro y otro para activar el mecanismo permanente de ayudas. Todo eso, en los primeros meses de 2012. Mientras la banca sigue sin dar créditos. Mientras la UE está ante una deriva intergubernamental, con la Comisión y el Parlamento como convidados de piedra.
2011 se cierra con una Europa más dividida que nunca. Con la banca paralizada, a la vista de si los últimos y multimillonarios auxilios sirven para animar a las entidades a volver a prestar: de lo contrario el estancamiento será doloroso. A ese sombrío horizonte se suma un lío de reformas institucionales de consecuencias impredecibles. Y ni una sola decisión para desencallar el crecimiento y el empleo en una UE pilotada por la derecha que solo cree en la austeridad y la disciplina, a pesar de los fracasos recogidos especialmente en Grecia y Portugal. Próxima parada, 2012. Abróchense los cinturones.
Fuente:
 http://www.elpais.com/articulo/primer/plano/ano/dificil/euro/elpepueconeg/20120101elpneglse_2/Tes


Actividad: comenta en que aspectos te afecta   la crisis.

sábado, 10 de diciembre de 2011

7 COSAS QUE SIEMPRE DEBERÍAS DECIR


Es fácil salvar un posible conflicto con dos palabras bien dichas. Cuando en medio de una conversación el entrecejo de la otra persona empieza a fruncirse, la bandera que anuncia la batalla se alza y es entonces que hay que reaccionar antes de que salga la bestia para así dominar la situación.
Sabemos cómo hacerlo con tu jefe, con tu novia, con tu médico, o con el camarero que te sirve el café cada mañana. Atentos...

A tu novia
"¿Acaso necesito una razón para hacerte un regalo?". A menos que efectivamente estés tratando de reparar con ese detalle algún agravio que hayas cometido –o estés a punto de cometer–, comprobarás cómo la espontaneidad y la generosidad son dos fabulosos afrodisíacos para las relaciones sentimentales. Y si ya quieres hacerlo en plan pro, cambia la frase por: "¿Acaso necesito un motivo para regalarte flores?".


A tu mejor colega
"Tal vez no quieras escuchar esto, pero creo que estás haciendo mal poniéndole los cuernos a tu novia". Puede que la relación de amistad se tense durante algún tiempo, pero como amigos tenemos el deber de recordar a nuestros íntimos la importancia de valores como la caballerosidad, la confianza y la fidelidad. Lo que hagan después es asunto suyo. Eso sí, cuando llegue la hora de llorar, siempre podrás entonar un "te lo dije".



A tu médico
"Tal vez no sea nada, pero siento como un bulto en mi…". Demasiados hombres mueren por enfermedades que son perfectamente tratables si se diagnostican a tiempo. Ante cualquier síntoma sospechoso, no tengas reparos, acude al médico y que te hagan una revisión completa. Sí, puede que incluya un tacto rectal, pero ya se sabe. A los 40 años, o es por placer o es el médico…







A tu entrenadora personal 
"No te cortes, méteme caña, no escuches mis excusas ni me dejes flaquear en mis series de abdominales". No es que te la vayas a ligar haciéndote el Rambo, pero a los entrenadores les gusta ver que sus alumnos se lo toman realmente en serio. Además, si vas al gimnasio a vaguear, ¿para qué pagas 100 euros a la hora? Te saldría más barato tumbarte en el sofá y te evitarías la vergüenza de pasear tus michelines por el templo del culto al cuerpo.



A la chica que conociste por internet
"Perdona que esté nervioso, pero es la primera vez que quedo con alguien que haya conocido en un chat". Si es verdad, mostrarás tu lado más sensible, empatizarás con tu cita –lo normal es que ella también lo esté– y despertarás su instinto protector. Si no lo es, conseguirás igualmente que se sienta especial y, por añadidura, evitarás parecer un depredador de la red que se pasa el día frente a la pantalla en busca de carne fresca.





                                                                                       Al camarero de tu bar preferido
"Puedes quedarte con el cambio". Un poco de calderilla no va a arruinarte y, además, no puede estar mejor invertida. Con esos cobres que acaban molestando en el bolsillo te garantizas un servicio eficiente y amable la próxima vez y, tal vez, alguna invitación que otra. Como bien sabían los emperadores romanos, ser amable con aquellos que te sirven la comida y la bebida no va a matarte; pero lo contrario, quién sabe…




A tu jefe
"¿Cómo podría hacerlo mejor?". Prestarte voluntario para realizar tareas que no te han sido asignadas, asumir responsabilidades y solicitar feedback sobre tu trabajo a tus superiores te dará más puntos de cara a un ascenso que la inacción y la parálisis por miedo a fallar. Si hubieras mantenido esta conversación hace diez años en la cama con tu pareja, tal vez ahora serías feliz con ella en lugar de estar pasándole una pensión.

Actividad: comenta la parte del artículo que más te interese.

ORIGEN DE LA LETRA EÑE


Indudablemente, la letra más española, pues no existe en ningún otro idioma (aunque esta afirmación no sea del todo cierta, ya que los ingleses usan la palabra jalapeño, por ejemplo). Y su origen, cómo no, se encuentra en la época de dominación romana, cuando toda Hispania fue latinizada:

 
Entre sus innumerables aportaciones, los italos nos trajeron su fantástica lengua, que incluía diversos grupos consonánticos que evolucionarían hasta nuestra actual eñe (algunos incluso se conservan en algunas lenguas y dialectos hoy en día): –gn (lignum>leño), –mn (autumnum>otoño), –ni (Hispaniam>España)... Pero, sin duda, la agrupación más común era –nn (annus>año). Por ello, con el paso del tiempo, las dos enes se irían escribiendo cada vez más juntas hasta acabar una encima de la otra (para que así no fueran confundidas con una «m»), dando lugar a la ene con virgulilla o, en términos llanos, nuestra eñe. Este proceso de formación de símbolos es bastante común; por poner otro ejemplo, el símbolo , indicante de radicales, procede de la deformación de una erre.

 Fuente:

http://lacuriosidadmatoalhombre.blogspot.com/2011/02/ene.html

Apaga y vámonos


Según el Diccionario de la Real Academia Española (RAE), esta expresión es empleada al conocer que una cosa toca a su término o al oír o ver algo muy absurdo, disparatado o escandaloso, de este modo abandonando un problema insoluble.

El origen de esta expresión no se sabe ciertamente si procede de un hecho real o bien de un cuento andaluz que explica Luis Montoto Rautenstrauch en su libro Un paquete de cartas (1888); dice:
Optaban dos sacerdotes una plaza de capellán castrense y para conseguirla era preciso decir la misa en muy pocos minutos. Apostáronse y comenzaron a rezar el propio. Y como el uno oyera que el otro en lugar de “Introibo ad altarem Dei” empezó diciendo “Ite Misa est“, él, ansioso de ganar la apuesta dijo al monaguillo: “Apaga y vámonos“.

Según escritos de José María Sbarbi y Osuna, el suceso tuvo lugar en Pitres, un pueblo de la Alpujarra granadina. Por supuesto, ganó el segundo.

 Actividad: busca por Internet que significa " voy hecho un adefesio".

domingo, 4 de diciembre de 2011

Formas que prioriza la nueva Ortografía de la legua española de 2010 sobre palabras dudosas



 

Forma que prioriza la nueva Ortografía de la lengua española de 2010
2ª Forma (También correcta, si bien, algunas de ellas son desaconsejables por su falta de uso)
a cal y canto
a calicanto (La preferencia por la grafía pluriverbal se debe a que normalmente se mantiene la tonicidad de ambos sustantivos).
a marchamartillo
a marcha martillo (desaconsejable, por su poco empleo).
a maltraer
a mal traer
a matacaballo
a mata caballo (desaconsejable, por su poco empleo).
a rajatabla
a raja tabla (desaconsejable, por su poco empleo).
a tocateja
a toca teja (desaconsejable, por su poco empleo).
a vuelapluma
a vuela pluma (desaconsejable, por su poco empleo).
aguanieve
agua nieve (desaconsejable, por su poco empleo).
alrededor
al rededor (desaconsejable, por su poco empleo).
altamar
alta mar (La preferencia por la grafía univerbal se debe a que normalmente se hace átono el primer componente).
altorrelieve
alto relieve (desaconsejable, por su poco empleo).
aposta
a posta (desaconsejable, por su poco empleo).
aprisa
a prisa (desaconsejable, por su poco empleo).
asimismo
así mismo
bajorrelieve
bajo relieve (desaconsejable, por su poco empleo).
bienvenido -da
bien venido -da (desaconsejable, por su poco empleo).
bocabajo
boca bajo. (La preferencia por la grafía univerbal se debe a que normalmente se hace átono el primer componente).
boca arriba
boca arriba (La preferencia por la grafía univerbal se debe a que normalmente se hace átono el primer componente).
buenaventura
buena ventura (desaconsejable, por su poco empleo).
calicanto
cal y canto (más frecuente en el español de América).
camposanto
campo santo (desaconsejable, por su poco empleo).
caradura
cara dura
casaquinta
agua nieve (La preferencia por la grafía univerbal se debe a que normalmente se hace átono el primer componente).
cielorraso
cielo raso
contrarreloj
contra reloj . Como locución adverbial ('con suma urgencia o con un plazo de tiempo perentorio'), se escribe en dos palabras.
cubalibre
cuba libre
deprisa
de prisa
dizque
diz que
donjuán
don juan (desaconsejable, por su poco empleo).
enfrente
en frente
enhorabuena
en hora buena
enseguida
en seguida
entremedias
entre medias
entretanto
entre tanto. Como sustantivo masculino, siempre en una sola palabra: En el entretanto estuvo trabajando de portero.
exlibris
ex libris
fueraborda o fuerabordo
fuera borda o fuera bordo
guardia marina
guardia marina
hierbabuena
hierba buena (desaconsejable, por su poco empleo).
hierbaluisa
hierba luisa (desaconsejable, por su poco empleo).
librecambio
libre cambio
mal humor
malhumor (la grafía univerbal se justifica por la tendencia del primer elemento a perder su acento).
maleducado
mal educado
medialuna
media luna
medianoche
media noche
medioambiente
medio ambiente agua nieve (La preferencia por la grafía univerbal se debe a que normalmente se hace átono el primer componente).
nomás
no más
Nochebuena
Noche Buena
Nochevieja
Noche Vieja
padrenuestro
padre nuestro (desaconsejable, por su poco empleo).
pavorreal
pavo real
Perogrullo
Pero Grullo
puercoespín
puerco espín (La preferencia por la grafía univerbal se debe a que el primer componente se hace átono).
quintaesencia
quinta esencia
sanseacabó
san se acabó (desaconsejable, por su poco empleo).
sobremanera
sobre manera (desaconsejable, por su poco empleo).
tal vez
talvez
tosferina
tos ferina